Si un aspecto ha de ser fundamental en cualquier tipo de industria es, sin duda, aquel referente al tema de la seguridad y por ello, la necesidad de legislar todo lo atinente al almacenamiento de productos químicos ha adquirido gran importancia.

Con el paso del tiempo, lo relativo a la seguridad industrial se ha hecho cada vez más relevante y no es para menos.

Más aún en el campo de la industria química, en la que es lógico suponer que, por la naturaleza de los productos que en ella se utilizan, se hace imprescindible la aplicación de un estricto reglamento que dicte las pautas para su almacenamiento bajo las máximas condiciones de seguridad.

¿Qué es el Reglamento APQ?

Este reglamento ha sido elaborado específicamente para dictar las normas para el diseño y construcción de instalaciones y espacios destinados al almacenamiento de productos químicos, así como todo lo relativo a su manejo dentro de las áreas destinadas a tal fin. Su cumplimiento es obligatorio.

Dado que un almacén de productos químicos representa per se un riesgo, se hace imprescindible a fin de salvaguardar la seguridad tanto de las personas como de la instalación, así como seguir al pie de la letra lo establecido en este marco legal.

La peligrosidad global de un almacén de productos químicos depende básicamente de las características y propiedades de los productos que allí se almacenan y su cantidad.

También de la política de mantenimiento que siga la empresa y la organización del recinto. Finalmente, y no por ello menos importante, la formación y capacitación del equipo humano que trabajará con nuestros productos químicos.

¿A qué industrias afecta el Reglamento APQ?

Pero claro, no solo la industria química los almacena. De hecho, en casi toda la actividad industrial, sea cual fuere su naturaleza, se hace acopio y uso de sustancias inflamables, corrosivas y tóxicas que requieren un marco que regule estrictamente su manejo.

Trátese de la industria alimentaria, conservera, metalúrgica, todo tipo de talleres, fábricas o aserraderos, todas estas actividades tienen en común la necesidad de almacenar grandes cantidades de productos químicos. Y algunos, de difícil manejo y potencial peligrosidad.

Por ello, hoy día es imprescindible que tengamos un estricto apego a la normativa que, con el fin de evitar accidentes y desgracias, regule lo relativo a esta actividad.

Las bases del Reglamento APQ

Estas reglas, aprobadas en Real Decreto 656/2017, de 23 de junio, constan tanto de normas de carácter general como de una serie de instrucciones técnicas complementarias (ITC) destinadas a la normativa para el manejo y tratamiento de casos específicos.

En el reglamento en cuestión se nos indica una normativa para los recipientes fijos, tales como tanques atmosféricos, recipientes a presión y tanques a baja presión.

En resumen, se establecen todas las prescripciones de tipo técnico a las que debemos ajustarnos para efectos de seguridad de absolutamente todas las instalaciones destinadas a la carga, descarga, transvase y almacenamiento de productos químicos en recipientes fijos.

Pero, además de definir las características de índole técnica, de estricto cumplimiento para los diferentes tipos de almacenamiento, de acuerdo con las propiedades de los productos almacenados, así como con las cantidades de los mismos, el reglamento provee toda la documentación requerida para su puesta en servicio.

También dicta los planes de mantenimiento específicos que debemos seguir en cada caso, el cronograma de inspecciones y la formación y capacitación del equipo humano que ha de estar a cargo de nuestras instalaciones.

De igual manera, el Reglamento para el Almacenamiento de Productos Químicos dicta las normas que rigen lo relativo a características, uso y almacenamiento de recipientes móviles destinados al manejo de productos químicos, lo cual constituye una de las novedades más importantes.

La aplicación del mismo se fundamenta en la definición que brinda la MIE- APQ-0 Definiciones respecto al recipiente móvil, de acuerdo con la cual es un recipiente con capacidad hasta 3000 litros susceptible de ser trasladado de lugar.

Por otra parte, la MIE APQ-10, que tiene como objetivo establecer las prescripciones técnicas a las que han de ajustarse las instalaciones de carga, descarga, trasiego y almacenamiento de productos químicos peligrosos en recipientes móviles, es la Instrucción Técnica Complementaria que abarca la gran mayoría de los sistemas de almacenamiento.

Conclusión

En virtud de todo lo anterior, es inevitable concluir que, dadas las estrictas normas establecidas en el reglamento respecto al almacenamiento de productos químicos y la obligatoriedad de su acatamiento riguroso, es importante que acudamos a profesionales expertos en el tema para contar con la asesoría necesaria a la hora de emprender nuevos proyectos o de adecuar los existentes a las nuevas realidades y exigencias.

Por ello, en Directo Ingeniería, empresa consultora de ingeniería, brindamos toda nuestra experiencia y servicios para el cumplimiento del Reglamento APQ en el área de ingeniería industrial y elaboración de proyectos de instalaciones y naves industriales, la adecuación de instalaciones existentes a la nueva reglamentación, la elaboración de manuales de instrucciones y el asesoramiento técnico en general.

Noticias

managementonlinereputation

Directo IngenieríaAuthor posts

Somos una empresa con amplia experiencia, teniendo más de 2.000 clientes en cartera que pertenecen a todos los sectores de la industria (construcción, madera, metal, etc).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat
CONTÁCTENOS