Los objetivos europeos del Horizonte 2020 en materia energética avanzan sin cesar hacia las tecnologías renovables.

Esto ha afectado enormemente a la industria gallega.

Además, otro de los objetivos es que la industria aporte el 20 % del producto interior bruto del país.

Es decir, Europa quiere más industria, pero limpia y respetuosa con el medioambiente. En consecuencia, en el sector avanzamos hacia las energías renovables a un ritmo lento pero sin pausa.

Por esto, las empresas debemos recurrir a la ayuda de profesionales para adaptarnos al cambio.

El sector industrial proporciona trabajos estables, ya que el 95 % de las jornadas que ofrece son completas.

Gracias a esto, muchos ciudadanos concilian el sueño sin sobresaltos a final de mes. Asimismo, la industria genera empleos de calidad, que podemos observar si nos fijamos en la proporción de contratos indefinidos del sector.

Mientras en España el 62 % de los contratos son indefinidos, en la industria ascienden al 74 %.

Descarbonización de la industria gallega

Desde Europa se solicita que la industria aporte el 20 % del producto interior bruto. Sin embargo, pocas comunidades autónomas lo cumplen.

Aunque Galicia ha alcanzado un 18,5 % sigue sin cumplir los requisitos.

Además, en el corto plazo se va a proceder al cierre de sus dos centrales térmicas: As Pontes y Meirama. Éstas son explotadas por las compañías energéticas Endesa y Naturgy, respectivamente.

Endesa ha comunicado ya el cierre de la central térmica de As Pontes para 2022. Naturgy tiene previsto el cierre de la planta de Meirama para junio de 2020.

En el resto del país son varias las plantas térmicas que perdurarán unos años más. Sin embargo, acabarán siendo clausuradas, ya que uno de los objetivos en 2050 es alcanzar el nivel de cero emisiones de dióxido de carbono.

Es un compromiso ambicioso pero muy real y clave en la reducción de la huella de carbono.

El avance hacia tecnologías más limpias es imparable, por lo que todos los sectores se están transformando.

Resulta más evidente cuando miramos hacia el sector energético porque los datos son medidos en una escala más grande. Sin embargo, la transición va a afectar lentamente a todos los sectores.

El ejemplo más cotidiano es el sector del transporte. Cada vez se ven más autobuses o taxis eléctricos e híbridos. Además de haber minimizado el nivel de emisiones, son más silenciosos y reducen la contaminación acústica.

Las energías limpias han llegado para quedarse en nuestra sociedad, y cada vez a precios más competitivos.

Cierre de la central térmica de As Pontes

Endesa tenía permiso para seguir operando la central térmica de As Pontes hasta 2045. Sin embargo, el encarecimiento del impuesto del carbono ha provocado un desajuste de cuentas.

En consecuencia, el cierre de la planta ha quedado programado para el año 2022. Esto marca un hito en la historia de Galicia, puesto que son más de 700 las familias afectadas.

En paralelo, el alcalde de As Pontes y presidente de la Diputación de A Coruña ha querido transmitir tranquilidad.

Formoso ha solicitado a la Unión Europea la inclusión de la comunidad autónoma en el fondo comunitario para la descarbonización.

Esto supondría un alivio, puesto que una inversión en la transformación de sus plantas generaría nuevas oportunidades.

Asimismo, esos trabajadores que están pendientes del cierre de la planta podrían ser reubicados y encontrar nuevas ofertas de empleo.

La empresa energética ha transmitido que su capacidad de producción de energía se verá reducida de 19 GW a 17,3 GW.

El nuevo mix energético incluirá un mayor porcentaje de energía procedente de fuentes renovables. No obstante, seguirá explotando otras centrales térmicas en el resto de España.

Cierre de la central térmica de Meirama

El cierre de la central térmica de Meirama está previsto para junio de 2020. Así lo acordó Naturgy con el Ministerio para la Transición Energética.

En consecuencia, un total de 77 operarios son los que van a quedarse sin sus antiguos empleos.

Se prevé que 40 de éstos participarán en el desmantelamiento y serán reubicados en otros centros de trabajo.

No obstante, la empresa avanzó una inversión de ochenta millones de euros en energías renovables. Concretamente, el dinero se invertirá en la construcción de una planta de biogás y un parque eólico.

La inclusión de Galicia en el fondo comunitario para la descarbonización sería un gran alivio para la localidad.

Una inversión de capital en la transformación de la industria energética resultaría en una generación de empleo inmediata. Los expertos en materia de energía aseguran que esta transición es necesaria y debe ocurrir a la mayor brevedad posible.

La descarbonización de la industria gallega va a suponer un gran cambio para sus habitantes. No obstante, Galicia está creciendo en otros sectores como la industria conservera o la manufacturera.

Algo que supone una aportación muy positiva para que cumplamos los objetivos del Horizonte 2020.

Noticias

managementonlinereputation

Directo IngenieríaAuthor posts

Somos una empresa con amplia experiencia, teniendo más de 2.000 clientes en cartera que pertenecen a todos los sectores de la industria (construcción, madera, metal, etc).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat
CONTÁCTENOS